25 jun. 2013

Con el cubo y la pala

Ayer pasamos una divertida tarde con Leo y Ainhoa. Como hacía mucho calor pimero jugamos en casa y, tras la merienda, nos fuimos al parque a jugar.
Mientras Ainhoa estaba en el arenero, Sofie se columpiaba, se tiraba por el tobogán y se asomaba desde la casita jugando con otros niños. También estuvimos jugando las cuatro en la arena.

Cuando vamos al parque no podemos olvidarnos el kit del cubo, la pala y demás cachivaches. Es útil poner el nombre de nuestr@ niñ@ para evitar confusiones y deben ser objetos fácilmente reponibles. No sirve de nada gastarse un dineral en estos juguetes porque son fáciles de extraviar o se pueden romper y para qué vamos a pasar un mal rato. Por menos de cinco euros hay buenos apaños en Toys´R´us

Me hace gracia con qué cuidado trata Sofie a Ainhoa. "Ten cuidado, que es pequeña" le decimos y ella le da besitos y abrazos. 

El parque es ideal para relacionarse con otros niños y con otros papás aunque hay que tener mil ojos y asegurarse de que las instalaciones son seguras. Tras una tarde de juego divertido y un baño relajante, el sueño está garantizado.

¡Qué ganas de repetir!