12 jun. 2013

Bilingüismo en casa

El cerebro humano es maravilloso. Es increíble cómo Sofie está asimilando los dos idiomas sin complicación ni resistencia. Mamá habla en castellano y papá en alemán. Es cierto que vivimos en Alemania pero su entorno es más español tanto por la familia como por los amigos. Sabe más cosas en castellano que en alemán porque conmigo está todo el día pero en cuanto se pone con su padre un rato asimila sin esfuerzo. ¡Su cerebro es una esponjita sedienta! Sabe ya un montón de cosas pero lleva unos días rebeldona y cuando preguntas "¿dónde está el pelo?" o "¿cómo hace el león?" te mira, se ríe y te dice que no. Eso sí, a la pregunta de "¿quieres al abu?" dice un sí rotundo y sin ninguna duda. 

De cara al futuro vemos ventajas. aunque tarde un poco más en empezar a hablar y al principio mezcle los idiomas. ¡Eso es algo temporal! Por ahora vamos aprendiendo las dos el idioma. ¡Mira que es complicado el alemán! Y además, ahora que la niña duerme menos, encuentro menos oportunidad de ponerme a estudiar. Es verme con un libro y un lápiz y ahí quiere ella ayudar y cogérmelo todo. Leemos libros en los dos idiomas, vemos la programación infantil alemana en la tele y los dibujos españoles en el ordenador o con DVD, nos juntamos con gente tanto española como alemana, viajamos a España siempre que podemos, cantamos canciones infantiles tanto alemanas como españolas... Y ahora estamos mirando grupos de juego para hacer actividades con otras mamás y niños. Ya que no hemos conseguido plaza en una guardería pública habrá que hacer todo lo posible para que Sofie tenga más amigos y juegos divertidos.

Hoy tenemos un día completo. A ver si en breve terminamos la cocinita y os la puedo enseñar. :)
¡Que paséis un buen miércoles!