29 may. 2013

En casa del herrero...

Ha tardado 14 meses en salir el remolón. Ahí no se iba a quedar pero se ha hecho esperar. ¡Tenemos su primer diente! Suponemos que por eso  no ha dormido hoy bien aunque la verdad es que desde los 5 meses nos cuesta bastante tener una noche sin interrupciones. ¿Será la luz? ¿Será el ruido? ¿Será que en Colonia la vida empieza antes? ¿Será la cuna?  ¿Seré yo? Ya me planteo cualquier cosa porque, aunque la rutina es igual, el hecho es que en Madrid duerme bastante mejor que aquí .

Hay diferentes formas de aliviar a los bebés en este proceso: mordedores, masajes en las encías, comer fruta fresca, morder pan, beber agua... También hay que tener cuidado con las babas y las deposiciones porque pueden irritar el culete. Estamos teniendo suerte porque no tiene fiebre ni escoceduras y sigue teniendo buen apetito. Crucemos los dedos para que esto siga así. De todos modos tenemos al dentista en casa para que supervise todo este proceso. 

Cuando la preguntas por su diente pone una cara muy graciosa, saca su lengua y señala la encía inferior. Ahora mismo la tengo dormida en mi regazo. Ha caído rendida después de hacerle un masajito en la encía. ¡Pobre mi niña!