12 dic. 2013

El cuento de la hormiguita que quería mover montañas

Este álbum, con sentido del humor y con divertidas y sencillas ilustraciones que siguen el prototipo de los dibujos de los niños, reproduce la escena típica de por las noches: la hora de leer el cuento.  Recuerdo la risa de mi padre cuando lo llevé a casa después de haber pasado una tarde en la librería sacando mi lado friqui seleccionando libros para Sofie. Y cada vez que lo veo, su risa resuena en mi cabeza y me hace sonreír. ¡El libro merece la pena!




La escena comienza con una mamá cansada tras la jornada y una niña ansiosa por tener su rato de lectura. Sin embargo, en este caso, a la niña no le gusta la historia que le cuenta su mamá y hará interrupciones para hacerla a su gusto de una manera creativa y con mucha imaginación. ¡Ella no quiere escuchar el cuento de una hormiga sino de un dragón! Inventa una serie de acontecimientos con un final inesperado que hace que te asome la sonrisa: la que acaba dormida como un tronco es la mamá gracias a la fabulosa cuentacuentos que tiene como hija. 




¿Todavía no nos sigues?
Sígueme en Facebook Sígueme en Instagram Suscríbete