5 nov. 2013

Vivencias alemanas II

El sistema educativo alemán es completamente diferente al español. No existe la rama de Educación Infantil y por lo tanto los niños no empiezan a ir al cole hasta los 6 años, que es cuando comienza la educación obligatoria al igual que en España, pero en nuestro caso es muy raro que un niño no vaya al cole a los 3 y siga un programa establecido. Hasta los 6 lo único que hacen es jugar, jugar y jugar. Nada de marcar rutinas, aprender a escribir su nombre, leer, identificar números... Es más, te dicen que aunque el niño te pida que le enseñes, no lo hagas. Conmigo lo llevan clarinete. Me parece un atraso mortal y creo que se puede compatibilizar el juego con aprendizaje. Llevo la vocación docente en la sangre y no voy a quedarme de brazos cruzados cada vez que Sofie me pide que le enseñe cómo es una cosa y otra. De hecho ya ha empezado a distinguir números y letras por sí misma y aún no tiene ni dos años. Y no creo que mi hija tenga súperpoderes. Satisfacemos sus demandas intelectuales y no tiene por qué sentirse frustrada hasta que venga una santa "frau" lo que sea y le diga que la" m" con la" a" es "ma".




Las listas de espera para acceder a una guardería (Kinderkrippe hasta los 3 años y Kindergarten hasta los 6) es un problema que trae de cabeza tanto a los políticos como a las familias. Hay guarderías privadas llamadas "Elterninitiative" que montan grupos de padres para que sus hijos tengan un sitio al que poder ir y supervisan las actividades que hacen los críos. Suelen tener personal externo contratado o bien hacer turnos de padres rotativos. El personal que trabaja en este tramo de edad no ha estudiado la carrera universitaria de Magisterio sino como mucho cursos de formación tipo jardín de infancia o curso de Tagesmutter. Las Elterninitiative pueden ser monolingües o bilingües, si cuentan con educadoras o cuidadoras preparadas para ello (hablar en el otro idioma). Los padres se involucran en tareas como limpieza, reformas y arreglos del local,organizar reuniones con el personal, contabilidad, lista de niños, actividades que se hacen en el Kita, buscar el servicio de catering de comedor, etc. Todas las familias se involucran en el proceso para gestionar la guardería de la mejor forma posible.

Sofie va a una de estas iniciativas. Empezó en octubre y ya hemos tenido una reunión de padres y un talle de Lanterne (farolillos) para el día de St Martín al que sólo fuimos mamás,, y tenemos en vista esta semana una tarde de cantar canciones y pintar el local el sábado. ¡Planes a tope!